miércoles, 17 de enero de 2018

Acipa pide una Comisión para investigar donde están los avales de La Montaña

PROPUESTA QUE PRESENTA LA AGRUPACIÓN CIUDADANA INDEPENDIENTE PARA ARANJUEZ (acipaAL PLENO DE LA CORPORACIÓN PARA LA CREACIÓN DE UNA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE LA EJECUCIÓN DE LOS AVALES EN EL BARRIO DE LA MONTAÑA. 

 

El barrio de la Montaña es sin duda una de las pocas certidumbres existentes dentro de todo lo planificado en el Plan General de 1996. Hoy por hoy, con la friolera de esos casi 22 años transcurridos, sigue siendo el principal polo de desarrollo para nuestra ciudad y una de las pocas reservas de suelo efectivamente transformadas con las que cuenta nuestra ciudad para su expansión residencial y comercial. Pese a ello, su andadura y su desarrollo no han estado exentos de avatares, siendo la falta de recepción del barrio y la falta de inversión en el mismo unos de sus principales problemas, aunque no los únicos. Desde acipa no hemos sido ajenos a estas circunstancias. Ya en 2005 pedimos su inclusión en el pliego de limpieza viaria que estaba redactándose, puesto que ya muchos vecinos comenzaban a vivir en él, cosa que no ocurrió y que ocasionó graves problemas cuando la promotora entró en concurso de acreedores, forzando su inclusión a toda prisa varios años después, y de manera altamente ineficiente (cuestión que a día de hoy, casi diez años después, aún se arrastra) Ya por aquel entonces pudimos constatar los incumplimientos de dicha promotora y agente urbanizador del barrio. 

 

Primero instándole a Fadesa cosas a priori sencillas pero que no estaba realizando, como la señalización de las calles, la finalización de las canalizaciones para que los vecinos pudiesen tener algo tan básico como teléfono, la correcta evacuación de aguas grises y negras, facilitar al servicio de correos un plano con el nombre y la numeración correcta de las calles, que muchas veces no coincide con el de la parcela o que se colocaran las placas con el nombre de dichas calles. En diciembre de ese año (2005) se volvía a preguntar por las actuaciones que había hecho (o que más bien no había hecho) sobre el Plan de Infraestructuras, acondicionamiento de la M-305. En 2006 se le volvía a instar a Martinsa-Fadesa al cumplimiento suscrito con el Ayuntamiento para la prestación de servicios urbanísticos básicos en todo el sector, solicitando así mismo el mantenimiento del arbolado y zonas verdes en buenas condiciones para el disfrute de los vecinos que ya habían elegido el barrio para vivir. Servicios básicos, como recogida selectiva de basuras, solventar problemas con la red eléctrica y la sustitución de bombillas fundidas en el barrio que en 2008 seguía sin cumplirse.

 

Como podemos ver, no estamos hablando ya de cuantiosas obras de infraestructuras o de remediación de los incontables problemas urbanísticos surgidos en esos y posteriores años, a causa de la más que deficiente urbanización por parte de Fadesa, posteriormente Martínsa-Fadesa, y de un Ayuntamiento que en más ocasiones de las debidas parecía estar mirando para otro lado. Quizá ayude a entender esto decir que en aquellos tiempos Fadesa era un generoso contribuyente de iniciativas propagandísticas municipales como la exposición de las alfombras azulesy otras actividades como la de las Lunas. Iniciativa esta última que no nos pareció mal, aunque habríamos preferido que Fadesa hubiese dedicado esos esfuerzos económicos en terminar en condiciones el barrio. 

En resumidas cuentas, el equipo de gobierno en muy pocas ocasiones exigió a Fadesa el cumplimiento de sus obligaciones. Finalmente, tras el campanazo de una de las mayores suspensiones de pagos de la historia de España, se hizo necesario que el Ayuntamiento absorbiera la prestación de servicios de todo el barrio para no dejar desatendidos a los vecinos, servicios que estuvieron prestándose de forma mínima en la limpieza, y tendentes a cero si nos referimos a los servicios de jardinería. Desde acipa insistimos, pese a que el equipo de gobierno de entonces declaró haber estado solo en este empeño, que las obras pendientes debían realizarse a costa de los avales depositados. En ese momento era prioritario, una vez constatados los incumplimientos, la ejecución de dichos avales y el control de los mismos. Había mucho pendiente, y no solo la culminación a satisfacción del Ayuntamiento de las infraestructuras prometidas, sino también de todo aquello que aún no daba la cara a consecuencia de la mala praxis de la promotora, como por ejemplo el problema de pluviales y colectores antes mencionado, cuya mejora en mayo de 2009 solicitamos que se hiciera con cargo a los avales depositados. En este mismo año desde acipa presentamos una propuesta para que se constituyera una comisión para informar a la Asociación de Vecinos del Barrio de la Montaña (AVBM en adelante) de todas aquellas obras que se iban a realizar con los avales ejecutados, dado que son los vecinos quienes mejor conocen las deficiencias existentes en el barrio, ya que son los primeros que las sufren, comisión rechazada por el entonces equipo de gobierno socialista. Toda vez que los avales se ejecutaran y se procediese a la resolución de los problemas hasta que la urbanización se ejecutara a plena satisfacción del Ayuntamiento, se debía proceder a la recepción del barrio, una única recepción según lo estipulado en el convenio de 2005 aunque ahora se habla de subsanación y recepción por lotes. 

 

Vamos a centrarnos en el proceso de denegación de devolución de avales a la promotora y al proceso de gestión y ejecución de los mismos, pues este es el objetivo de nuestra propuesta. En 2008, con fecha de 29 de abril, la Junta de Gobierno Local adopta los acuerdos de denegación de la recepción de recepción de las obras de urbanización del Sector La Montaña, por no haberse cumplido todas las obligaciones y compromisos del promotor de la actuación contemplados en la Ley; el Plan General de Ordenación Urbana de Aranjuez de 1996 y su Modificación Puntual en el ámbito del Programa de Actuación La Montaña de 2001; el Plan de Sectorización con Ordenación Pormenorizada del Sector La Montaña de 2003; el Proyecto de Urbanización que lo desarrolla; el Proyecto de Mejora de Áreas Verdes del Proyecto de Urbanización del Sector La Montaña; el Plan Especial Acondicionamiento de la M-305 entre el Puente Largo y la Glorieta de las Doce Calles; el Proyecto de Obras Civiles Ordinarias Acondicionamiento de los márgenes de la carretera M-305 entre el extremo Noroeste del Sector La Montaña y el Puente de Barcas, junto con las prescripciones contenidas en su acuerdo de aprobaciones y los requerimientos efectuados por los Servicios Técnicos durante el transcurso de las obras, ahora interrumpidas por su promotor; los proyectos y planes derivados de las anteriores actuaciones; la legislación sectorial y los informes de los organismos competentes en materia de barreras arquitectónicas, patrimonio histórico, vías pecuarias y sector eléctrico; así como los requerimientos Hoja núm. 2 efectuados desde los Servicios Técnicos sobre diversos desperfectos y actuaciones.

 

También se denegaba la devolución de los avales presentados en garantía de ejecución de las obras de urbanización, pues estas no habían concluido y por necesitarse dichos avales para garantizar la ejecución de las obras pendientes de ejecutar, así como para responder de las sanciones e indemnizaciones por infracciones urbanísticas e incumplimiento de los compromisos y obligaciones del promotor a que se ha dado lugar a tenor de lo indicado en el presente informe técnico, tal y como se especifica en la LSCM 9/01; en el Plan de Sectorización con Ordenación Pormenorizada del Sector La Montaña; y en el Informe Técnico para la Aprobación Inicial del Proyecto de Urbanización, donde se hacían las siguientes observaciones: “Al tratarse de una ejecución global para todo el sector, la urbanización será recibida una vez sea completada íntegramente, disponiéndose los avales que pudieran precisarse en caso de que se simultanearan obras de urbanización y edificación, tanto para garantizar la finalización de las obras de urbanización, como para su mantenimiento hasta la recepción municipal de las mismas.” 

 

Se procedía además dar traslado a Gran Casino Real de Aranjuez S.A., empresa promotora del sector la Montaña y a Martinsa-Fadesa S.A., empresa que solicitaba la recepción de la urbanización y la devolución del aval depositado por Gran Casino Real de Aranjuez S.A. de manera previa al inicio de las obras de urbanización, figurando Fadesa Inmobiliaria S.A. como la empresa que tenía a su cargo, asumido por convenio, la prestación de servicios urbanísticos básicos del sector la Montaña hasta su recepción por parte del Ayuntamiento. 

 

La propuesta de denegación se hacía en base a un informe técnico elaborado por los servicios técnicos municipales en el que se ponían de manifiesto los incumplimientos del promotor y en el que se cuantificaba de forma provisional el coste de la ejecución subsidiaria, con cargo al promotor, de una serie de actuaciones descritas pormenorizadamente en el informe y que sería prolijo enumerar, en treinta y nueve millones trescientos noventa y nueve mil trescientos veintidós euros (en concepto de obligaciones pendientes de cumplir, como ya decíamos) Los avales eran una garantía previa, exigible a los contratistas cuando conceden las administraciones una obra, y en el caso de que esté mal ejecutada o inconclusa los técnicos municipales ponen en conocimiento del contratista los defectos detectados para que sean corregidos, y en caso de no serlo se ejecutan para acometer las obras necesarias para ser ejecutadas a satisfacción de los servicios técnicos y nunca pueden ser empleados para otra cosa que para los fines para los que fueron concebidos, ya que estamos hablando de avales finalistas

 

Dejando de lado los litigios judiciales entre Gran Casino Real de Aranjuez (o la parte de dicha UTE que aún existe, ya que Martínsa-Fadesa entró en liquidación a principios de 2015) y el Ayuntamiento de Aranjuez acerca de la ejecución de varios avales, vamos a hablar de la ejecución de 11 de los 13 avales, en concreto de los avales de simultaneidad (urbanización y construcción) por valor aproximado de 12,47 millones de euros. El Ayuntamiento de Aranjuez ingresó en caja única municipal en julio de 2009 dicha cantidad. A partir de este momento se abre un periodo de absoluta oscuridad que desde acipa pretendimos subsanar con la constitución de la comisión para informar a los vecinos (de la que hablábamos más arriba) así como la convocatoria de una comisión de obras para conocer la situación de los proyectos a ejecutar con dicho dinero. Ninguna de estas propuestas salió a la luz. 

En julio de 2009, en una reunión entre el gobierno socialista y vecinos de la AVBM, se les informó a los vecinos de la ejecución de los avales, del “compromiso firme e ineludible” con los vecinos del barrio, instando a la asociación de vecinos a canalizar las demandas existentes de cara a la resolución de las deficiencias del barrio, algo que resultó ser finalmente un brindis al sol, como posteriormente veremos. El dossier elaborado por los vecinos pasó por registro el 3 de septiembre de 2009 en el Ayuntamiento, una hoja de ruta que a día de hoy no se ha cumplido. Recordemos que se rechazó la propuesta de acipa para crear una comisión de seguimiento, lo cual daba idea de la intención (de la poca intención) de cumplir los compromisos con los vecinos. 

 

En noviembre de 2009 sale a concurso el Estudio Diagnóstico del Barrio, y el 4 de febrero de 2010 la Junta de Gobierno Local acordó agilizar al máximo las obras de reurbanización de la Montaña a través de los avales tras los informes técnicos emitidos. En dichos informes, se decía que existía la posibilidad de ejecutar obras que ya cuentan con proyectos y redactar otros sin esperar a un diagnóstico generalizado de la asociación de vecinos, por lo que se tomaba la decisión de disminuir de forma importante los plazos para abordar ya las primeras contrataciones de obra.Es decir, todo para el pueblo, pero sin el pueblo.

 

Las primeras alarmas sobre la ejecución efectiva de los avales (recordemos, en caja única) saltaron cuando en el pleno ordinario celebrado el 16 de noviembre de 2010 miembros del equipo de gobierno acababan reconociendo que se habían empleado parte de los avales para pagar algunas “urgencias” de la Hacienda Municipal. Si correlacionamos esto con lo descrito más arriba, nos da la genuina sensación de que se quiso demorar la ejecución de las obras con cargo a los avales para poder disponer la mayor parte del tiempo de ese dinero en caja. No dudamos de que la intención del equipo de gobierno fuera reponer dichas cantidades cuando pasaran esas urgencias en la Hacienda Municipal, pero lo cierto es que no parece que así haya sido. 

 

A principios de 2011, con tiempo suficiente para hacer una recopilación de proyectos ejecutados, se podía constatar que en el BOCM (febrero de 2010) se publicaron dos concursos para la realización de dos actuaciones, una la realización del Proyecto, Dirección de Obra y Coordinación de Seguridad y salud de reparación del Talud Sur y la otra para la adjudicación del contrato de diagnóstico de la urbanización (parte norte) del sector de la Montaña. Para del talud sur, el 17 de mayo de 2010 se adjudicó a la UTE MK-Delfos (por un importe de 140.000 euros sin IVA) y con una duración de 40 días. Ese mismo día se adjudicó también el diagnóstico de la parte norte a la misma empresa, por 90.000 euros y con una duración de 30 días. En abril se aprobó el expediente de contratación, mediante negociado sin publicidad, del contrato de la adecuación del Proyecto de Restauración del Monumento de las Doce Calles, presuntamente con cargo a los avales de Fadesa y con un presupuesto de gasto de 50.000 euros sin IVA, obra que sería posteriormente ejecutada por la empresa IMESAPI por 730.000 euros. La dirección de obras de coordinación de seguridad y salud de las obras de mejora de las zonas verdes se adjudicaron por 32.000 euros sin IVA, adjudicándose las obras por procedimiento abierto por 631.500 euros más IVA a Ciclo Medio Ambiente SL. Por último, en febrero de 2011 se adjudicaron las obras de gran reparación del Talud sur a la empresa Grupo Bertolin S.A.U. por un importe de 3.664.000 euros IVA incluido.

 

Volvieron a sonar más alarmas muy recientemente, de nuevo durante el transcurso del Pleno Municipal, en esta ocasión correspondiente al mes de noviembre, cuando se afirmó por parte del Partido Popular que tres de las obras antes descritas no fueron costeadas con dinero de los avales (parte del coste de las obras del talud Sur, obras de la glorieta de las Doce Calles y la correspondiente al estudio diagnóstico…) sino con fondos procedentes de los planes de pago a proveedores, es decir, con cargo al dinero de todos los ribereños. Afirmaciones singularmente graves que no fueron desmentidas por el equipo de gobierno. Todo lo contrario, se dijo por parte del equipo de gobierno que parte se “gastaron en nóminas municipales” confirmando además la existencia de informes de tesorería (en concreto de Don Rafael Díaz Ricón) que validaban que el dinero de los avales fuera a caja única (cuestión muy distinta es que el dinero se destinara a otros menesteres)  

 

Ya advertimos durante el transcurso del debate del estado de la ciudad de 2017 que era absolutamente improrrogable la constitución y desarrollo de una comisión de investigación, para aclarar no solamente el destino de los avales presuntamente gastados en obras de subsanación de deficiencias urbanísticas, sino también cuantificar qué queda de los 12,47 millones por gastar y la pertinencia o no del desvío del dinero de avales finalistas para financiación de cuestiones que nada tenían ni tienen que ver con el destino de los mismos, con la aportación de los informes pertinentes y el seguimiento de los mismos. Por añadidura, y en palabras del equipo de gobierno, se presentará próximamente el proyecto final de urbanización del barrio, entendemos que con la cuantificación definitiva de las cantidades necesarias para subsanar las deficiencias que aún existen, y consideramos imprescindible conocer con qué contamos y qué hay pendiente de reponer de la ejecución “indebida” de los avales. 

 

Por todo ello, La Agrupación Ciudadana Independiente para Aranjuez (acipa) eleva al Pleno de la Corporación la siguiente Propuesta, solicitando al equipo de gobierno:

 

Que se proceda a la constitución y desarrollo de una comisión de investigación sobre la ejecución de los avales ejecutados al promotor de la urbanización del sector la Montaña, mediante la cual se aclara qué parte de los avales finalistas ejecutados se utilizó para gasto corriente, qué parte se devolvió y fue reinvertido en la adjudicación de obras de subsanación subsidiaria de defectos de urbanización, qué parte no se devolvió y quedaría por devolver, así como la propia pertinencia del desvío de esos fondos finalistas , para lo que se solicitarán los informes técnicos oportunos que serán aportados a la Comisión con la mayor brevedad posible.

 

Dicha comisión, de manera análoga a las ya constituidas y en funcionamiento, contará con la participación de un miembro procedente de cada grupo municipal, contando la asistencia técnica que será regulada en virtud de los informes evacuados por la Secretaría General para la constitución y desarrollo de las Comisiones de Investigación políticas.