viernes, 6 de julio de 2018

Aranjuez Ahora reclama un espacio digno para la obra y el legado de Julián Casado

El pasado 25 de mayo el Ayuntamiento de Aranjuez registraba la entrada de un escrito remitido por Doña Aurelia Fernández Díaz, vecina de Aranjuez y viuda del artista Julián casado Lamoca, fallecido en el año 2014, Incidiendo en mantener la vinculación del artista con la ciudad en la que desarrolló su vida familiar, personal y profesional, Doña Aurelia manifiesta a la alcaldesa de Aranjuez su deseo de donar al Ayuntamiento algunas cartas personales del artista, que recogen la correspondencia mantenida con su padre, cuando este permanecía encarcelado por razones políticas.Esta donación vuelve a sacar a la luz la inexistencia de espacios adecuados y dignos para promocionar y exponer colecciones y donaciones como ésta, de artistas de alto nivel y vinculación como Aranjuez, como Julián Casado entre otros muchos. De hecho, el Ayuntamiento recuerda que el Pleno de la Corporación aceptó la cesión en uso de parte de la obra del citado artista, "cesión que no pudo materializarse por la falta de un espacio adecuado con las garantías de seguridad, exhibición, mantenimiento y salvaguarda, necesarias para acoger y exhibir la totalidad de la Serie Malevich, compuesta por 42 cuadros de gran formato".


En el escrito de Doña Aurelia Fernández se hace mención a la Declaración Institucional firmada el 14 de abril de 2011 y aprobada por los grupos políticos que componían la Corporación, en la que se reconocía la labor de Julián Casado y su dilatada y premiada trayectoria profesional en el ámbito artístico. Una carrera y proyección internacional en el ámbito de las artes plásticas que hicieron que el Pleno de la Corporación diera su nombre a una calle de nuestra ciudad y a la principal sala de exposiciones del Centro Cultural Isabel de Farnesio.Este reconocimiento, sin embargo, no se ve correspondido con la existencia de un espacio adecuado que dé esplendor a toda esta donación, a todo este patrimonio artístico que artistas como Julián Casado nos dejan para el disfrute de toda la ciudadanía, no para que se queden escondidos en el Archivo Municipal, o en los almacenes, como ocurre con el busto de Rusiñol. Va siendo hora de que Aranjuez empiece a cuidar su patrimonio y dar visibilidad y valía a la gente importante que ha dejado huella en nuestro municipio, aparte de exigir al resto de administraciones que cuiden lo que les corresponde.



Aranjuez Ahora - apostando por la cultura -